Del alma al cabello: la historia de Madre Tierra y su fundadora

Carolina Robledo, una emprendedora de 36 años de Tuluá, ha creado Madre Tierra, una marca de productos capilares que redefine el cuidado del cabello. Psicóloga de profesión, Carolina ha dedicado su vida a crear una línea de productos que no solo embellecen el cabello, sino que también respetan y nutren su esencia natural.

Desde siempre he creído que el cabello es un reflejo del alma, una manifestación de nuestra identidad y fuerza interior, comparte Carolina.

Carolina Robledo, CEO de Madre Tierra.

Su inspiración principal proviene de las mujeres, quienes, con sus historias únicas y belleza innata, merecen ser celebradas y cuidadas. Madre Tierra busca ofrecer una conexión más profunda con la naturaleza, utilizando extractos naturales que resaltan la belleza auténtica de cada persona. El objetivo es que cada mujer se sienta empoderada y segura de sí misma, sabiendo que su cabello refleja su verdadero ser y su alma.

El inicio de su emprendimiento fue empírico. Robledo confiesa que no tenía mucho conocimiento sobre financiamiento, planificación estratégica o marketing. Sin embargo, en el tiempo en que comenzó su empresa, la competencia en redes sociales no era tan fuerte. Carolina ya tenía una comunidad a la que le mostraba cómo cuidaba su cabello y lo mantenía saludable con recetas caseras. Esa comunidad, que ya creía en ella, fue la que apalancó el lanzamiento de su marca de productos capilares.

Carolina Robledo, además de ser una profesional en psicología, es una aficionada de la lectura y la comida italiana.

La mayor motivación de la tulueña fue su abuela y su mamá. Hay una historia de infancia detrás del desarrollo de la marca. Todo lo que Carolina conocía sobre plantas y su uso lo heredó de ellas.

En algún momento, Carolina cortó su cabello, que era muy largo, por encima de los hombros. En un afán constante de hacer que su cabello creciera, su abuela y su mamá empezaron a hacer un tónico artesanal que aplicaban a todas en la casa. Actualmente, todos esos ingredientes están incluidos en otro formato dentro de las formulaciones, y el tónico sigue siendo preparado por ella misma y se distribuye de forma local.

Carolina Robledo es una mujer emprendedora, soñadora, psicóloga y mamá incanzable.

La filosofía de Madre Tierra se basa en la creencia profunda en el poder femenino y en la conexión integral entre el alma y el cabello. La mujer de 36 años ve el cabello no solo como una característica física, sino como una extensión de nuestra identidad y un reflejo de nuestras emociones y sentimientos más profundos. Ella cree en el poder femenino: cada mujer tiene una fuerza innata y una belleza única que merece ser celebrada. Madre Tierra se inspira en la diversidad y la resiliencia de las mujeres, y sus fórmulas están diseñadas para realzar y cuidar esta fuerza interior, brindando productos que respetan y nutren el cabello en su estado más natural.

Para Carolina, el cabello es una manifestación visible del alma y nuestras emociones. Al igual que el alma, el cabello necesita ser cuidado y nutrido con ingredientes puros y naturales. Madre Tierra utiliza extractos naturales para fortalecer esta conexión, proporcionando productos que no solo mejoran la apariencia del cabello, sino que también fomentan una sensación de bienestar y armonía interna. El cabello es una herramienta poderosa de expresión personal, y los productos de Madre Tierra están diseñados para apoyar esta expresión, permitiendo que cada mujer se sienta segura y empoderada para mostrar su verdadero yo al mundo. 

Cada mujer tiene una fuerza innata y una belleza única que merece ser celebrada.

La esencia de Madre Tierra es enteramente la expresión de todo lo que Carolina Robledo es. La marca es una conexión ancestral, no enfocada únicamente en marketing, sino segura de la calidad de cada uno de sus principios activos. Han diseñado una línea de cuidado integral desde antes hasta después del lavado, para que la persona viva una experiencia completa con la marca y al mismo tiempo tenga la conexión más pura con su ser.

Carolina entiende que la confianza del cliente es fundamental para el crecimiento de una marca. No busca que una persona obtenga su producto solo una vez, sino que se enamore de la marca y se convierta en un cliente fiel. Esto se logra ofreciendo resultados que generen confianza para volver. Como psicóloga, comprende que cada cliente tiene una personalidad y necesidad diferente a la hora de comprar. Se enfoca en ser empática y en ofrecer soluciones, conectando emocionalmente con los clientes, generando autoestima y autoconfianza a través de sus productos. Además, trabaja en la educación de su comunidad para el uso del producto y genera una relación de confianza siendo clara sobre la funcionalidad y los límites de sus productos.

https://www.madretierra.co

Haz clic aquí y conoce Maro: papelería caleña que promueve el orden y la planeación

El mayor desafío de la colombiana ha sido la paciencia. Como madre de una niña y de un emprendimiento, ha aprendido a esperar los tiempos de cada uno y a entender que todo llega en el momento que debe llegar. En 2018, trabajó intensamente en la reformulación de toda su línea capilar, cambiando imagen, empaque y obteniendo registros INVIMA y su página web. Todo estaba listo para el lanzamiento en marzo de 2019, pero llegó la pandemia. Carolina decidió aplazar el lanzamiento hasta abril, y a pesar de las dificultades, el lanzamiento fue un éxito total, resultando en el mejor mes en ventas de la historia de Madre Tierra.

Visión de futuro

Carolina visualiza a Madre Tierra como líder en la industria del cuidado capilar, reconocida a nivel nacional e internacional por su dedicación a la excelencia. Aspira a ser una marca globalmente respetada, amada por su compromiso con la calidad, la sostenibilidad y el bienestar del cabello. Madre Tierra se ve como agente de cambio en la industria, inspirando un estándar más alto de belleza consciente y empoderando a las personas para que se sientan seguras y hermosas en su propia piel. Carolina aspira a expandir su presencia a países de Latinoamérica, llevando sus productos y filosofía a nuevas comunidades y culturas, con el objetivo de ser una marca reconocida y valorada en todo el mundo.

La inteligencia emocional es clave para Carolina, quien entiende las necesidades de sus clientes y se enfoca en ofrecer soluciones. Ser mamá ha cambiado todo para ella. Antes del nacimiento de su hija Luciana, Carolina solía dejar todo a la mitad, procrastinando y no terminando nada. La maternidad le ha enseñado a culminar todo, a no abandonar cuando las cosas se ponen difíciles. Trabajar sola ha sido otro desafío, pero Carolina ha fortalecido su educación y ha buscado el personal idóneo para su empresa.

Los valores personales de Carolina aplicados a su empresa son integridad, colaboración y responsabilidad. Actúan con honestidad, transparencia y ética, valoran la diversidad de ideas y perspectivas, y asumen la responsabilidad de sus acciones, buscando siempre contribuir positivamente a la sociedad. Carolina aconseja a los emprendedores que estén seguros de hacer lo que aman y que busquen un factor diferenciador, pues este es el punto que permite crecer y mantenerse vigentes.

La resiliencia, fuerza y belleza multifacética de las mujeres, su capacidad para adaptarse y superar desafíos, son la mayor fuente de inspiración de Carolina.

Al crear productos capilares pretende rendir homenaje a estas cualidades y brinda herramientas que permiten a las mujeres seguir siendo una fuente de inspiración y liderazgo.

Para cuidar de sí misma, Carolina busca equilibrio constante, buena alimentación, hidratación, lectura, educación en su campo, deporte, tiempo de calidad con su hija y trabajo constante sin sobre limitaciones. Lo que más le enorgullece es poder inspirar a otras mujeres, ser un referente para quienes desean hacer algo diferente y ser un punto de partida para quienes desean salirse del molde.

“Jamás dejen que nadie les diga que no pueden lograrlo. Los sueños sí se hacen realidad, solo debes apuntar, enfocar e ir por ellos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Araque Dice